‘De los Pirineos a Irlanda con Chesús Yuste’ (presentación en Jaca)

[Aquí tenéis la reseña que hizo Marcos Callau en la web del Ateneo Jaqués acerca de la presentación de Regreso a Innisfree de Chesús Yuste que tuvo lugar el 15 de mayo de 2015:]

11056579_843533439046178_2110557834600849990_o

El pasado viernes, en Casino Unión Jaquesa, Ateneo Jaqués celebró la presentación de Regreso a Innisfree y otros relatos irlandeses y el encuentro con su autor, Chesús Yuste, que nos habló de su libro, de su especial hibernitis y de ese mágico enclave llamado Irlanda. Hubo tiempo para descubrir secretos del libro, de su proceso de creación y de descubrir un poco más a su escritor que, posteriormente, continuó desvelando desconocidas historias irlandesas en el Café literario de la calle Carmen. A continuación, podemos leer el texto de introducción para la presentación.

11270308_843533565712832_4704154377412756495_oEl diálogo con el público y el feedback con el lector, fue fluido durante la presentación
Si hablamos de la faceta de Chesús Yuste como escritor, estamos nombrando a un referente en cuanto a la Historia de Irlanda, podríamos hablar de un “irlandófilo” (hibernófilo sería el término adecuado, como aclaró Yuste durante la presentación), si se me permite la expresión, que con estos diez relatos que componen su Regreso a Innisfree, vuelve a sumergir al lector, como ya hiciera en La mirada del bosque (su anterior novela), en el mágico y entrañable universo irlandés. Entendemos Irlanda como una suerte de paraíso terrenal, algo mucho más que un país o un territorio, un Shangri-La particular. Y algo de misterioso y atrayente tendrá esta isla cuando numerosas personas coinciden en esa fascinación casi inexplicable por ella, una especie de imán que les/nos atrae a Irlanda, sin remedio, deseando viajar allí, como si fuera una remedio a nuestra caótica vida urbanita y desenfrenada del siglo XXI Parece como si en Irlanda se detuviera el tiempo. En uno de los relatos, titulado “El síndrome de Oisín” vemos a distintos personajes que visitan Irlanda, en un tour turístico. Tenemos a aquel que nació en Argentina pero, al tener antepasados irlandeses, decide visitar el país de sus ancestros, pero también aparecen algunos personajes que son irlandeses por convicción. Es decir, “deseo visitar Irlanda porque… el color de mis ojos es verde, por ejemplo”. Sin embargo, aparentemente, no hay ningún lazo de unión con la tierra celta aunque, al poner el pie en ella, invade a ese personaje, una nostalgia de siglos (citando al autor) como si, ancestralmente, perteneciera a Irlanda (se alude a una hibernitis, del nombre romano que tenía Irlanda, Hibernia). Esta circunstancia se explica como un tipo de “Síndrome de Stendahl”. Parece ser que los visitantes de este país lo sufren, ante la belleza salvaje de la naturaleza irlandesa, los acantilados, el verde apabullante de sus prados, la flora, la vegetación.

En cualquier caso y respecto a esa sensación que comentábamos de cómo el tiempo se detiene, existe una Irlanda antigua, primitiva, que se resiste a desaparecer frente a la uniformización del mundo moderno. Existe también esa conciencia en Irlanda, de preservar el medioambiente frente al progreso, algo de lo que deberíamos tomar nota. De ello hace referencia el autor en un relato titulado “El sueño del Druida” que entronca directamente con la política actual irlandesa, al igual que otro relato titulado “El sabor de la cerveza roja” que, en este caso, con muy buen humor, se retrata el enfrentamiento de los dos aspirantes a la alcaldía de una pequeña población. Aunque Chesús está al tanto, alberga un sobrado conocimiento de la situación política actual irlandesa y deja referencias inequívocas en sus relatos, es necesario comentar, como él mismo aclara al final del libro, que son historias ficticias con protagonistas de ficción. Pero sí que, especialmente, en estos dos relatos retrata muy bien algunos aspectos de la política actual irlandesa y como aclaró durante la presentación del viernes, cualquiera que haya estado un poquito al tanto de la política internacional en los últimos tiempos, concretamente, podrá encontrar referentes reales en la política irlandesa, para el divertido relato “El sabor de la cerveza roja”.

Pero en este libro hay mucho más. Podemos encontrar ese regreso a la armonía con el bosque, la armonía del ser humano con la naturaleza y el básico respeto al medio ambiente, como forma de vida característica en Irlanda. Encontramos también el clásico humor negro irlandés (más cercano a la somardería aragonesa, como se aclararía durante la presentación), como en el relato “La sombra de Velvet Barnacle” o “Encuentro en la funeraria” donde alguna de las mejores escenas se resuelven precisamente en una funeraria y donde también se alude a la problemática del IRA. Según confesó el autor, este relato es un suceso real que aconteció en la ciudad de Zaragoza pero, como cualquier historia sucedida en Irlanda resulta verosímil, trasladó el suceso allí y además se valió de él para dejar bien explicado, con cuatro rasgos, la problemática del IRA. También está presente el humor en el relato que abre el libro El mensajero y el francotirador que se sitúa en el contexto histórico del levantamiento feniano. La Irlanda mágica, legendaria, llena de mitos, también está bien presente, concretamente “El sueño del druida” es un buen ejemplo de ello y también la intriga policíaca, la deriva a la novela negra y el mito de la mujer irlandesa como “la mujer ideal” que aquí es físicamente real. En la mayoría de los relatos la mujer irlandesa es valerosa, decidida, independiente, moderna, muy entregada a la pasión y al mismo tiempo, gentil, discreta, fiel y complaciente…la mejor compañera para pasar una vida. El sexo, la pasión, es también un elemento muy importante en el tono general que presenta este libro.

Instantes antes de comenzar el acto al que asistieron una veintena de personas.
Por último, lo hemos dejado conscientemente para el final, en Regreso a Innisfree está presente el cine, desde la primera palabra hasta la última. De nuevo el tratamiento cinematográfico que podríamos observar en La mirada del bosque, vuelve aquí. El carácter visual del lenguaje, de las escenas, la caracterización de los personajes, las introducciones… y por supuesto, remarcado en el relato que termina y da nombre al libro, el homenaje a El hombre tranquilo (tanto a la película de John Ford como al relato de Maurice Walsh) En este caso, no ya como en La mirada del bosque en la que también se intuía alguna referencia, el homenaje es claro, totalmente desvelado. Aquí incluso aparece Blanca mañana, el mismo nombre de la choza que va buscando John Wayne en la película aunque, en el relato, el personaje que regresa es una mujer, a diferencia que en El hombre tranquilo. Y resulta especialmente destacable el personaje Flynn. Mientras leemos el relato estamos viendo al acto Barry Fitzgerald, siempre borrachín, carraspeando y sin revelar nada de lo que sabe hasta que no le den un trago de whiskey… El cine está presente desde el propio título del libro. Sería necesario aclarar que el nombre de Innisfree es un lugar paradisíaco, muy pequeño, una isla situada en Sligo, en el condado de Donegal, al que recurre el escritor Maurice Walsh y que, posteriormente, es trasladado a la pantalla por John Ford, para ambientar el relato de El hombre tranquilo. Chesús, consciente de que este lugar sería el más bonito para vivir, inventa su paraíso particular y él lo nombre Ballydungael, que es un pueblecito irlandés situado en el condado de Donegal, donde ya situó también La mirada del bosque.

Regreso a Innisfree es una invitación del autor a dejarnos seducir por la magia de Irlanda, sus tierras y su gente amable. También es una ventana abierta a los sueños, conflictos y tradiciones de un gran país, que resulta muy cercano para nosotros. Y lo hace a través de unos relatos llenos de humor cuya lectura resulta más que recomendable, por qué no, para disfrutar de sus luminosos días lluviosos de cielo gris y verdemar, para dejarnos invadir por la magia de Irlanda, aquí, en los comienzos de esta primavera pirenaica que ya nos obliga a buscar la sombra de los árboles y el rincón secreto, próximo al río.

Así fue la presentación del pasado viernes con Chesús Yuste, en palabras y fotografías. Como curiosidad añadimos que, actualmente, Chesús está sumergido en la preparación de una nueva novela negra que sus lectores ya esperamos, ansiosos. Invitamos a visitar el blog del autor a todos sus lectores pues tenemos la oportunidad de votar, en él, el relato del libro que más nos ha gustado, un feedback (señaló Chesús) muy importante, necesario y satisfactorio para seguir en contacto con los lectores. Agradecemos, una vez más, el espacio al Casino Unión Jaquesa y también el apoyo a nuestra asociación y la visita de Chesús Yuste que volverá por tierras jacetanas en la próxima Feria del libro de Jaca, durante el mes de agosto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s