‘Encuentro en la funeraria’ (un fragmento)

«El obrero católico maldecía la lluvia y a la Reina mientras regresaba a casa sin jornal. La tromba de agua había impedido trabajar esa jornada en la obra. Enfrente, el obrero protestante maldecía la lluvia y al Papa. «Por una lluvia de nada», rumiaban ambos sin tener siquiera para tomarse una pinta en el pub de costumbre. En Falls Road el uno y en Shankill Road el otro, tras el muro que separaba los frentes de guerra.

En el centro la vida bullía intensamente. No paraban de entrar y salir clientes del floreciente negocio de los Robinson. Clientes llorosos, como no podía ser de otra manera, pero satisfechos, que es lo que importa. Y es que el abuelo de los Robinson tuvo la feliz ocurrencia de fundar una funeraria, y en ese momento, en otoño de 1972, con más de cuatrocientos muertos en lo que iba de año por el fuego cruzado de los paramilitares de ambos bandos, la empresa prosperaba viento en popa. Hasta un profesor de la Universidad de Queen’s había sugerido una tesis sobre la evolución del conflicto norirlandés vista a través del crecimiento de ingresos en el sector de las pompas fúnebres, uno de los olvidados en la economía contemporánea.»

[Fragmento de Encuentro en la funeraria, un relato de Chesús Yuste, en Regreso a Innisfree y otros relatos irlandeses.]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s